Markus Schinwald (Salzburgo, 1973) ha sido nombrado representante del Pabellón austríaco por la también artista y comisaria del pabellón Eva Schlegel. Se ha optado por un artista que pertenece a una generación joven de creadores austríacos pero que, dentro la cual, su trabajo sobresale y está consolidado en el ámbito expositivo e internacional. Schinwald trabaja con diversidad de medios -escultura, pintura, performance– movido por el interés por el cuestionamiento de la historia y sus distintas representaciones. Así por ejemplo son especialmente conocidas las pinturas que compra en subastas y anticuarios para luego manipularlas e incluir elementos que distorsionan su apariencia y su sentido original, pervirtiendo no sólo la historia en sí misma sino también la percepción del espectador. En esta línea intervencionista Schinwald ha anunciado que para la bienal llevará a cabo un proyecto por el cual examinará la arquitectura que Josef Hoffmann hizo en 1934 para el pabellón de la Bienale de ese mismo año.