Blanco umbral de silencio y aire recoge obras realizadas en los últimos dos años que abarcan tanto el orden como el caos de las estructuras orgánicas. La muestra ofrece una serie de quince esculturas suspendidas y realizadas con hojas de palmito, de helecho o de lunaria, entre otros materiales vegetales, a través de las que la artista asturiana convierte a la naturaleza en objeto de reflexión. Estará abierta hasta el 14 de junio.
Imagen: María Cueto. Morada del aire, 2012. Galería Guillermina Caicoya, Oviedo