Una nueva sesión expositiva temática en el CAAC de Sevilla plantea diversas aproximaciones a la idea de ciudad como realidad y utopía. Desde miradas diversas y a veces enfrentadas, varias exposiciones conforman un ciclo expositivo bien argumentado y, como de costumbre, excelentemente estructurado en el que conviven artistas de todo tipo con guiños de una ironía feroz junto a propuestas cuya claridad trasluce planteamientos políticos, literarios y documentales. A las ciudades se las conoce como a las personas, en el andar toma una frase de Robert Musil en El hombre sin atributos para presentar una selección de la colección del CAAC y montar una muestra realmente rica en sus planteamientos que nos muestra otro rostro de una colección que en cada vuelta de tuerca demuestra lo que se puede hacer con inteligencia y trabajo. En Tu país no existe, proyecto de Libia Castro & Ólafur Ólafsson (que se presentó en la Bienal de Venecia) se plantea la idea de la pérdida de identidad y de patrimonio, la perdida de la existencia de los países por la crisis y su venta a los mercados internacionales. Julie Rivera, la arquitectura de la felicidad retoma en clave de género la idea de los espacios de ocio y consumo y su relación con los cuerpos y las ciudades. Estas muestras, junto con las esplendidas muestras de Andreas Fogarasi y Lara Almarcegui, componen un friso expositivo que se enfrenta a la crisis de los museos con la evidencia de que la imaginación, si se junta al trabajo y a la inteligencia, obran milagros. En total, más de 60 artistas con trabajos seleccionados en torno a la idea de ciudad y sus infinitas posibilidades. Fotografías, vídeos, dibujos, en un conjunto de individuales que sirven al equipo del museo para centrar el tema de la ciudad hoy, sin olvidar las utopías realizables de Prada Poole hasta la memoira de una Sevilla olvidada o el imaginario del cine, los diarios ilustrados de artistas… Todo un repertorio que centra las posibilidades, ruinas y derivas de las ciudades que conocemos, en las que vivimos y las que soñamos.