Mareta Espinosa directora, durante sus dos ediciones, del Festival Miradas de Mujer renuncia a su cargo y deja este proyecto expositivo organizado por Mujeres en las Artes Visuales, MAV.

Una iniciativa celebrada por primera vez en 2012 con la participación de 72 instituciones que, en su segunda edición de 2013, aumentaron hasta las 195 no sólo en Madrid como la primera edición, sino en toda España. Un festival pionero que surgió para dar voz y visibilizar el trabajo de artistas y creadoras de muy distintos ámbitos. Una labor a la que Espinosa se ha dedicado desinteresadamente y para la que espera que MAV encuentre pronto sustituta.

Sus razones para abandonar el cargo son la necesidad de volver a dedicarse a sus propios proyectos artísticos y el deseo de pasar el testigo a alguien nuevo que continúe y renueve la tarea empezada.