La Fundación Mapfre ha hecho público el balance de sus actividades culturales del 2013 y uno de los datos más significativos es el aumento de visitas a sus exposiciones en un 11%, una cifra muy significativa, con un total de 617.110 visitas en sus salas de Madrid y que llega casi a un millón de personas si se suman los visitantes de todas sus exposiciones y sus itinerancias internacionales. Pero su sala de Azca ha experimentado un aumento en sus visitantes de un 77%. La exposición Impresionistas y postimpresionistas: el nacimiento del arte moderno. Obras maestras del Musée d’Orsay, fue la más visitada con 181.076 asistentes y la segunda, con 142.632, Luces de Bohemia. Artistas, gitanos y la definición del mundo moderno. Sin duda la razón de este éxito es una programación basada en un interés generalista trufado de puntuales exposiciones monográficas de gran interés. La atención a la fotografía de una forma sistemática es sin duda otro de los motivos de este éxito de público y una muy buena acogida por la crítica. Para el 2014 parecen dispuestos a subir estos datos pues los nombres que están en su programación son muy atractivos: Picasso, Cartier- Bresson, Stephen Shore y Lynne Cohen.