Por primera vez se le dedica a Edouard Manet una exposición en la que el retrato es el hilo conductor. A pesar de que el artista se dedicó a este género con devoción, e incluso cuando pintó a sus familiares y amigos en muchas ocasiones nunca antes se había seleccionado este tema como protagonista frente a otros asuntos en su trayectoria. Los temas controvertidos, sus composiciones o su iconografía arriesgada, sus influencias y su círculo siempre le han quitado peso al hecho de que Manet pintaba, en la mayoría de sus obras, a personas. Pintaba sus rostros, sus ambientes y, en definitiva, su época y sus vidas. Precisamente el epígrafe Portraying Life acompaña al nombre del artista en esta exposición en la que se pueden contemplar más de cincuenta obras en las que aparecen personajes de la sociedad parisina del momento como Antonin Proust, Émile Zola o Stéphane Mallarmé. Hasta el 14 de abril en la Royal Academy of Arts, Londres.

Imagen: Edouard Manet. Madame Manet en el Conservatorio, 1879.