Magritte. La trahison des images es la primera gran monográfica que acoge el Centre Pompidou de París, desde el 21 de septiembre hasta el 23 de enero de 2017. La muestra gira en torno a la figura del pintor René Magritte, uno de los máximos exponentes del surrealismo, y su relación con la filosofía. Uno de los objetivos de esta exhibición es, precisamente, despegar a Magritte del mundo surrealista para comenzar a considerarle en Francia como un artista conceptual. Les affinités électives (1932) es la obra que supuso un punto de inflexión en el entendimiento del trabajo del belga, ya que a partir de entonces comenzó a “resolver problemas”, tal y como afirma el comisario Didier Ottinger. La exposición se extiende a cuatro salas: la primera ahonda en el vocabulario, de inspiración egipcia, que Magritte comenzó a elaborar a mediados del siglo XX, Le Dormeur téméraireLes vacances de Hegel son dos óleos representativos de esta etapa; en cada una de las cuatro salas restantes se ilustra una historia preludiada por una o dos obras antiguas, como por ejemplo una naturaleza muerta de Zurbarán. Asimismo, la muestra también se acerca a mitos como el de la caverna de Platón o a técnicas como el trompe-l’oeil (técnica pictórica que intenta engañar la vista jugando con el entorno arquitectónico) y, en definitiva, temas que interesaron al pintor belga y que guardan una estrecha relación con sus cuadros.

 

(Magritte. La trahison des images en Centre Pompidou de París. Del 21 de septiembre al 23 de enero de 2017)