Anastasia Khorosilova (Moscú, 1978), artista representante del Pabellón Ruso en la LIV Bienal de Venecia, ha presentado el proyecto artístico Starie Novosti (Old News) que podrá verse desde el 2 de junio en la ciudad italiana, en la Biblioteca Zenobiana del Centro Studi e Documentazione della Cultura Armena. Una serie de nueve cajas de luz con fotografías que retratan a nueve de las madres que perdieron a sus hijos en la matanza del colegio de Beslán en 2004. Un acto terrorista por el que murieron más de 300 personas de las cuales 171 eran niños. Una tragedia acontecida durante tres terribles días de septiembre que perdurará para siempre en el dolor de todos aquellos que perdieron a alguien pero que, sin embargo, es parte del pasado en lo que respecta a los medios de comunicación y la memoria colectiva. Khorosilova quiere destacar con este proyecto la fugacidad del dolor ajeno una vez pierde su valor informativo, reflexionar sobre la anestesia que adormece a nuestra sociedad y sobre la falta de sincronía entre la memoria individual y la colectiva y el problema que eso supone de cara a escribir la historia.

Khorosilova ha sido una de las primeras artistas en desvelar su proyecto para la Biennale cuando queda menos de dos meses para una de las inauguraciones más esperadas del mundo del arte.