Cuando acaba ARCO, y en general cualquier feria de arte, se habla mucho de grandes ventas, de que los participantes están más que satisfechos, que la llegada de compradores y coleccionistas ha sido mayor que en años anteriores… pero todo esto son comentarios genéricos que no aportan claridad ninguna a la situación. Si, se ha vendido, pero cuánto y a qué precio es algo que raramente se especifica. Así por ejemplo en ARTMadrid no se dice nada al margen de los comentarios más o menos triunfalistas (ya se sabe: más visitantes, compras satisfactorias, siempre un poco más que el año pasado, etc.), es decir que si no se hubiera vendido nada se diría más o menos lo mismo.

En cuanto a JustMadrid la sensación de improvisación y desajuste sigue siendo la misma: no hay balance más allá de decir que el “promedio aproximado de ventas ha sido de 1.000.000 de euros”. ¿Así, en redondo? Se añade un dato que sí es significativo: la pieza más cara entre las vendidas fue de 50.000 euros y la más barata de 100 euros. Es decir una feria joven con posibilidades para que compren todos. Por otra parte añaden que se vendieron aproximadamente el 80% de las obras de la sección de JustMadrid Design. Menos es nada, pero como vernos las cifras son generales y no comprometen, ni aclaran ni orientan.

En ARCO naturalmente las ventas han sido mayores y más numerosas. Pero la claridad no sube en la misma proporción. Por ejemplo, las adquisiciones del Reina Sofía se valoran en una cifra nada despreciable y que casi por sí solas igualan a todas las realizadas en JustMadrid: de 680.260 euros en la adquisición de 20 obras, entre las que la parte del león se la lleva una obra de André Masson, Les fumeurs (suena casi como una crítica a la Ley Antitabaco) y las 98 fotografía de Ibon Aramberri y una escultura de Asier Mendizabal. Si, pero de precios concretos… nada. Por otra parte el Ministerio de Cultura parece que ha abierto un programa de adquisiciones, del que por supuesto no ha informado a nadie.

Los datos, en general, son los siguientes, siempre según fuentes de ARCO o de los compradores: el Ayuntamiento de Pamplona ha adquirido la obra Paisaje del artista argentino Eduardo Stupía, por un importe de 16.000 euros en la Galería Jorge Mara-La Ruche; la Fundación Coca-Cola Juan Manuel Sáinz de Vicuña ha invertido cerca de 100.000 euros en la adquisición de diez obras de siete artistas; la Fundación ARCO, por su parte, con una inversión de 71.266 euros ha adquirido ocho obras de los artistas: André Komatsu; Carlos Bunga, Juan Araujo, Matias Duvile, Margarita Paksa, Regina de Miguel y Emilio Pérez. Por lo demás, y aparte de las adquisiciones/premio de la Comunidad de Madrid o de Heineken, cuyo monto se sabe a priori, los “datos” son del estilo de: el Gobierno de Cantabria ha adquirido Camuflaje, la obra del pintor Nuno Nunes-Ferreira que presentaba la galería Juan Silió; la Fundación María Cristina Masaveu Peterson ha adquirido nueve piezas entre las que se encuentran una fotografía de Santiago Sierra, expuesta en la galería Helga de Alvear, una pieza de Marina Abramovic, en la galería Luciana Brito, y la fotografía titulada Árbol con una nube de Chema Madoz, de la galería Oliva Arauna. También han confirmado su intención de adquirir las comisiones de compra del CAC Málaga, ARTIUM Museo de Arte Contemporáneo Vitoria-Gasteiz y la Asociación Colección Arte Contemporáneo, que anunciará sus adquisiciones –destinadas al Museo Patio Herreriano de Valladolid– en las semanas siguientes a la Feria. Vamos, que “continuará”.