La gran mayoría de nosotros poseemos innumerables objetos que se han vuelto indispensables en nuestro día a día. Luces, calefacción, frigoríficos, microondas, móviles y ordenadores son algunos de ellos. El cien por cien de los que lean este artículo lo harán a través de algún objeto que usa la electricidad como fuente de alimentación. Pero, ¿realmente sabemos como se genera la electricidad? Bajo esta premisa se presenta en la Galería Altxerri de San Sebastián la última exposición de Eva Lootz. La artista nacida en Viena presenta dos series interconectadas en las que se analiza el estado de la sociedad a través del uso que se hace de la la sal, el agua y la electricidad.

La obra central es una instalación de baterías caseras colocadas en un cuarto oscuro y una serie de fotografías que indagan sobre el uso de estas materias, tan indispensables para la humanidad. Esta obra muestra, de manera rudimentaria, como se genera la electricidad, y entre sus componentes fundamentales encontramos cobre, magnesio, y un electrolito fabricado con agua con sal. El mensaje, una metáfora de como la tierra es, en realidad, una gran pila que hemos ido descargando a lo largo de los siglos. La obra es una denuncia de lo que muchos han querido denominar economía sostenible y de las voces que dicen que tras una gran crisis todo regresa a la normalidad.

Pero si la exposición denuncia mediante el uso de la electricidad la economía, también lo hace a través del la sal. De esta palabra deriva salario. Y de ahí se extiende a la creación de monopolios, trabajos remunerados, impuestos…

(Luz, agua y sal de Eva Lootz en Galería Altxerri. Desde el 29 de diciembre hasta mediados de marzo de 2017)