El pasado 29 de julio se aprobó un Real Decreto por el que la tauromaquía y las diferentes actividades taurinas pasan a ser competencia del Ministerio de Cultura. Estas actividades, que antes dependían del Ministerio de Interior,eran consideradas por la gente del sector taurino como disciplinas artísticas y producto cultural. Esta decisón que ha sido del agrado de los aficionados de la llamada fiesta nacional, ha enfurecido a otros que no consideran que el toreo sea un arte puesto que conlleva la agresión y muerte de un animal.