La semana pasada, en el ámbito cultural de la Ciudad de México, no se habló de otro artista que no fuera Francis Alÿs, cuya muestra en el Museo Rufino Tamayo se inauguraba el miércoles 26 de marzo; se trata de la exposición más importante realizada en la última década, y que incluye 3 de sus proyectos más recientes llevados a cabo durante los últimos 14 años. Ya se había enunciado desde el año pasado como una de las exposiciones más esperadas del 2015,y con menos luces que esta, también se inauguró el mismo día en la Sala de Arte Público Siqueiros su trabajo más reciente realizado en la ciudad fantasma que sigue siendo hoy Ciudad Juárez. La Sala de Arte Público Siqueiros y el Museo Tamayo están a escasos minutos de distancia, siendo el propio artista el que conectara ambas exposiciones; Alÿs trazó un camino con dos hilos de pintura rosa y azul sobre la calle Gandhi para que se pueda ir contemplando una obra de arte mientras se va de un recinto a otro.

“Decidí enfocarme en Ciudad Juárez porque es como una representación de la caricatura del país” explicó el artista belga, y en torno a esa aseveración gira la exposición Hotel Juárez en Siqueiros, compuesta por dos vídeos realizados en la, aún aletargada, zona fronteriza; este proyecto fue realizado en colaboración con Teresa Margolles y Alfa Escobedo. El primer documental, Juego de niños no. 15, se hizo con niños en unidades habitacionales Infonavit abandonadas en el 2009, la época más fuerte del narcotráfico en el norte del país, y que se han convertido en el espacio ideal para jugar. La segunda proyección, Video de la praxis no. 5, es un recorrido por el centro, la zona más afectada social y arquitectónicamente hablando, en donde Francis golpea un balón de fútbol envuelto en llamas a altas horas de la madrugada; su efímero resplandor permite sentir la atmósfera del lugar. “El arte en sí mismo es un acto político”; bajo esa bandera, Alÿs propone, a través distintas disciplinas que van principalmente del vídeo, a la pintura y la escultura, un mundo alternativo, lleno de posibilidades y realidades alternas que confrontan a las sociedades más conflictivas. Entre ellas siempre ha estado la mexicana, en donde vive desde 1986. El artista asegura en una de sus múltiples entrevistas realizadas la semana pasada que lo suyo “son aquellos pueblos que no conocen el Estado de bienestar.”

La exhibición del Tamayo parte de un diálogo entre sus características pinturas y las acciones que se establecen en sus proyectos; interroga la relación entre la escenificación y el registro de las mismas, así como la importantísima labor de la imaginación. Cuauhtémoc Medina, comisario de la muestra Relato de una negociación, asegura que esta exposición cubre diferentes propósitos como “el baile entre la pintura y la práctica de las acciones expuestas, entre la elaboración de relatos y fábulas…”
En la sala que hace unos meses albergaba decenas de testimonios y opiniones de mujeres de todo el mundo en torno a un e-mail en la exposición de Sophie Calle, hoy cuelga la pieza Corte, que contiene una pintura de 1993 que fue rebanada sobre el muro con una sierra eléctrica; se trata del comienzo del proyecto No cruzarás el puente antes de llegar al río en el que se muestra el resultado de una serie de trabajos comenzados en 2005 con el proyecto Puente, formulado con la idea fue crear un acercamiento simbólico entre Florida y Cuba con una cadena de barcos pesqueros que atravesaran el Golfo de México. El proyecto concluyó en el Estrecho de Gibraltar, donde aparece la imagen de un grupo de niños cargando barcos hechos con sus chanclas, una fábula en la que se pretendía unir a España y Marruecos.

En la siguiente sala se exhibe el proyecto Tornado en donde Alÿs ejerció de “cazador de tornados” durante un tiempo, logrando filmar dos remolinos en Milpa Alta, México. En la pieza se registra dicho fenómeno meteorológico desde su interior, como parte de una reflexión acerca de vivir dentro del caos.

Por último, Afganistán es un vídeo que muestra a dos niños corriendo tras una rueda, un juego muy común entre los niños de este país. Francis sustituye la rueda por un carrete de película, a la vez que una cámara sigue a dos niños afganos corriendo tras el recipiente por las colinas de Kabul, y mientras un montón de niños se divierten alrededor de ellos y la gente los observa tranquilamente. El propósito es mostrar una imagen alterna, la humanización de estas personas, que después de décadas de guerra se han convertido en una ficción axiomática para muchos occidentales, gracias a la imagen que suele transmitirse en los medios.

Todos los proyectos fueron realizados en colaboración con Emilio Rivera, Daniel Toxqui, Julien Devaux, Elena Pardo, Rafael Ortega, Félix Blume y Raúl Ortega. La exhibición viajará después al MALBA de Buenos Aires, la Ontario Gallery de Canadá, y finalmente al Museo de Bellas Artes de La Habana. (Relato de una negociación: Una investigación sobre las actividades paralelas del performance y la pintura, Museo Tamayo, Ciudad de México. Del 26 de marzo al 16 de agosto de 2015 / Francis Alÿs: Hotel Juárez, Sala de Arte Público Siqueiros, Ciudad de México. Del 26 de marzo al 16 de agosto).


Imagen: Francis Alÿs. No cruzarás el puente antes de llegar al río, 2005.