Hay premios que marcan la diferencia. El Turner 2015 es uno de ellos. En su 31º edición este reconocimiento de gran prestigio ha caído en manos de Assemble, un colectivo de arte, diseño y arquitectura. Su equipo, formado por 16 miembros, ha llevado a cabo proyectos de regeneración urbanística en viviendas de Liverpool. La recuperación de los espacios y el reciclaje -en 2010 transformaron una gasolinera en un cine- atienden a las necesidades de los ciudadanos más que a las ideas de los estudios de arquitectura. Todas las decisiones que toma este grupo se deciden de manera asamblearia. A diferencia de otros años, el jurado ha reconocido la aportación en el ámbito de la arquitectura y el diseño por primera vez, denominado por el propio grupo Assemble como diseño desde la base.

El premio, de 30.000 euros, ha sido entregado por el Tate Britain, cuyo jurado ha afirmado que Assemble “realiza un acercamiento a la regeneración, la planificación urbana y el desarrollo en oposición a la gentrificación corporativa». El segundo finalista, Bonnie Camplin (Londres 1970) ha sido galardonado por el video “The military Industrial Complex” en relación a la política armamentística llevada a cabo durante el mandato de Eisenhower en los sesenta. En su obra trata de mostrar cómo las experiencias subjetivas son tomadas como verdades irrefutables. La segunda finalista ha sido Nicole Wermers, una artista alemana, con su “Infrastruktur” que centra su trabajo en la apropiación del por parte del capitalismo y el mercado. Su obra, en la que abrigos de piel cuelgan del respaldo de sillas, alude a la aspiración de un estilo de vida, la clase social y el consumismo.

En último lugar, el jurado ha reconocido la “ópera Doug” de Janice Kerbel, una obra inspirada en la violencia de los dibujos animados y creada con nueve melodías y seis voces. El jurado de esta edición estuvo formado por el director del Instituto de Arte Moderno de Middlesbrough, Alistair Hudson; el comisario y crítico Jan Verwoert; la directora del Museo de Arte Moderno de Varsovia, Joanna Mytkowska; y la directora artística de los Estudios de Escultura de Glasgow, Kyla McDonald.