Al menos, algunos de ellos, los nacionales. Museos como el Reina Sofía o el Prado estarán exentos de la alarmante subida del IVA que el Gobierno ha propuesto para recaudar fondos. Una subida que supone un incremento del 2% en los precios ya que el aumento que se efectuará a partir del próximo septiembre a centros, museos y galerías es del 8% al 10%. A pesar de no ser una subida tan brutal como la que se va a aplicar a espectáculos como el teatro, conciertos o el cine (del 8% al 21%), las opciones para aquellos centros que no son nacionales son pocas ya que, si el objetivo es no perder a un público ya de por sí escaso, subir el precio de las entradas por poco que sea es una forma segura de alejar más aún a unos visitantes ahogados por el encarecimiento general de la vida diaria. Por ello algunos centros como el Artium de Vitoria han decidido que no aplicará las subidas publicadas en el BOE; otros como el MNAC nunca han aplicado el IVA a sus tarifas y no lo harán ahora. Muchos centros de tipo privado, como el Guggenheim o la Fundación Gala-Dalí todavía no han tomado una decisión respecto al coste de sus entradas pero, indudablemente y sea cual sea el posicionamiento que adopten unos y otros centros, la cultura, está de luto.

Imagen: Vista de la exposición Habla de Sharon Hayes en el MNCARS, Madrid, 2012.