Esta muestra en el centro de arte contemporáneo La Galerie se engloba dentro del programa anual de residencias de comisarios y, en esta ocasión, la muestra ha sido ideada por Costanza Paissan. La exposición, que permanecerá abierta al público hasta el próximo 21 de julio, toma como punto de partida la paradoja del austriaco Robert Musil en torno a la visión de estas construcciones como “repelentes de la mirada” así como la idea de que “la cosa más sorprendente de los monumentos es que nunca los vemos”. Nada en el mundo es tan invisible: los monumentos pretenden atraer la mirada, pero en realidad son imperceptibles y se deslizan fuera de la vista. Los artistas participantes en esta exposición -Fayçal Baghriche, Eric Baudelaire, Tomás De Luca, Goldiechiari, Iris Touliatou y Stefanos Tsivopoulous- cuestionan la idea del monumento: su función, el valor y su significado en el mundo de hoy. El monumento como obra de arte, como arquitectura pública que quiere permanecer en la memoria social a través del tiempo, una intención que permanece aún en nuestro días aunque éste haya adquirido nuevas formas.

Imagen: Goldiechiari. Untitled, 2009.