Finalmente no se subastarán las 85 obras de Miró propiedad del Estado Portugués. Después de hacerse pública la subasta de estas obras, se ha impedido la subasta que estaba prevista en Christie’s a partir del 4 de febrero. Cuando se dio a conocer la noticia en Portugal de que estos “mirós” estaban en venta, se encendió la polémica, pues estas obras son propiedad de un banco nacionalizado durante la crisis, y el partido socialista acusaba de vender el Patrimonio cultural del Estado; lo que ha motivado a la fiscalía portuguesa a intervenir para evitar su subasta. Finalmente no se ha dado luz verde a una subasta que podría haber significado una venta de entorno a entre 35 y 70 millones de euros, alegando razones a escasas dos horas de realizarse la tan ya polémica (y surrealista) subasta, que van desde la apelación a “incertezas legales” en el trascurso de la operación, como de tratar el patrimonio pictórico lusitano como mera mercancía financiera (que es lo que ha alegado la oposición del gobierno); por lo que en definitiva se ha creado un vacío legal en el cual no quiere ni meterse la famosa casa Cristie´s ni a los posibles compradores.