Tras su paso de enero a abril por el MACBA, la exposición de la fotógrafa palestina Ahlam Shibli Phantom House se inauguraba el pasado 28 de mayo en el Jeu de Paume de París.

A las pocas semanas, el centro recibió un aviso de bomba y tuvo que ser desalojado. Ésta y otras amenazas se han repetido continuamente desde entonces a modo de protesta de una comunidad radical israelí que no quiere que el centro exhiba una de las series de la fotógrafa. Un trabajo, Death, producido ex profeso para las muestras en el que se capta la cotidianeidad de aquellas familias palestinas que han perdido a un ser querido y lo recuerdan, convertidos en mártires, a través de sus objetos personales y fotografías. Una serie que habla de la realidad palestina desde dentro, pero también del dolor y de la pérdida. Una obra que encaja con una exposición en la que las imágenes hablan al espectador de la dificultad de definir la palabra “hogar” en una sociedad intolerante y desquiciada como la actual. Una muestra que, si se lo permiten, permanecerá en París hasta el mes de septiembre.

Ahlam Shibli. Sans titre (Death n° 33) Palestine, 2011-2012.