VÍDEO

El matrimonio de Ray y Charles Eames siempre aparece feliz, sonriente y relajado en las fotografías. Tal vez ese bienestar fuera la causa de sus extenso número de creaciones y diseños. O tal vez al contrario. El diseño de mobiliario, sillas e incluso una casa, la Eames House (1949), fueran la fuente de su felicidad. La originalidad pronto les capultaró a los altares de los artistas más influeyentes del siglo XX. Charles (1907, Missouri-1978) estudió arquitectura en Washington para después fundar su propio estudio en 1930, ser profesor de diseño en Michigan, divorciarse de su primera mujer y casarse con la que sería la otra mitad del equipo, Ray Laiser, en 1941. Ella había estudiado pintura de la mano de Hans Hofman y se había formado en la Cranbrook Academy of Art. Juntos crearon la identidad de empresas como Vitra o Herman Miller con objetos icónicos como las sillas, mesas, incluso camillas y félulas, en los que destaca la curva como elemento y el uso de fibra de vidrio y acero. Su filosofía era adelantarse a las necesidades del consumidor. A partir de los años cincuenta, la pareja se adentra también en el mundo de la fotografía y el cine -llegan a crear una escuela de payasos- grabando películas como Toys o la cinta de inauguración de la Feria Mundial de Moscú, en las que imágenes de la tierra se combinan en 7 pantallas. En definitiva, una aportación clave para entender el mundo que nos rodea.