La Segunda Guerra Mundial destrozó países y vidas, dejando tras de sí el trauma de la deshumanización, que el Arte no pudo ignorar. De las vanguardias y el cubismo, llenas de experimentación e ideas novedosas, la guerra supone inevitablemente un cambio de paradigma artístico. Así llegó el Informalismo, con nuevos materiales y técnicas.

La Fundación Juan March recupera ese cambio en Lo nunca visto: De la pintura informalista al fotolibro de postguerra (1945-1965), una exposición que recorre el contexto de aquellos años a través de más de 160 obras pertenecientes a Pierre Alechinsky, Karel Appel, Alberto Burri, Jean Fautrier, Jean Dubuffet, Georges Mathieu o Pierre Soulages entre otros,  junto a obras fotográficas como la corriente subjektive alemana, representado por Herman Claasen, Helmut Lederer, Otto Steinert o el español Francisco Gómez.

Esta muestra hace hincapié en la aparición del fotolibro, entre la pieza artística y documental asi como la experimentación del Nouveau Réalisme francés con los décollages de carteles publicitarios, poíticos y de cine realizados por Raymond Hains o Daniel Spoerri, quienes se adelantaron a los cambios sociales de los años sesenta.

(Lo nunca visto: De la pintura informalista al fotolibro de postguerra. Fundación Juan March, Madrid. Desde el 26 de febrero hasta el 5 de junio de 2016)