El último Consejo de Ministros, celebrado el pasado viernes 2 de marzo, autorizó que María Teresa Lizaranzu compatibilice su cargo como directora de Política e Industrias Culturales y del Libro con la presidencia de Acción Cultural Española (AC/E), cargo en el que sustituirá a Charo Otegui, destituida hace apenas una semana. No obstante, estos no son los únicos cargos que esta licenciada en Derecho nacida en Madrid en 1968 ostentará, pues también ella será la responsable máxima de la presidencia de la Comisión de Propiedad Intelectual, entidad encargada de gestionar la denominada ley Sinde-Wert contra la piratería informática.