Hasta el 27 de mayo el artista Roy Lichtenstein es el protagonista indiscutible de la programación de la TATE Modern con la retrospectiva que le dedica este centro. Una muestra retrospectiva que ha reunido 125 piezas y que se consolida como la mayor revisión del trabajo de este artista, icono del pop, en las últimas dos décadas. Con piezas destacadas que han viajado desde algunos de los principales museos del mundo como Look Mickey (1961) de la National Gallery Art de Washington; Drowning Girl (1963) del MoMA o piezas de la colección de la TATE como Whaam! (1963).

Además de las pinturas y las esculturas, la TATE ha querido adentrarse en otra de las facetas creativas del artista y proyectará la película experimental Three Landscapes con lo que la exposición no sólo se centra en el poder visual o en la iconografía del creador, sino también en su afán por experimentar y probar los nuevos medios que fueron surgiendo en su época.

Imagen: Roy Lichtenstein. Oh, Jeff… I Love You, Too… But…, detalle, 1964. Colección Simonyi. Estate of Roy Lichtenstein/DACS 2012.