El Museo Reina Sofía comienza el nuevo año expositivo con dos inauguraciones para este mes de febrero. Las dos primeras de las nueve exposiciones que tienen preparadas para este 2017, y que nos mostrará desde las esculturas en tela de Franz Erhard Walther hasta la obra de Rosa Barba pasando por Katarzyna Kobro y Władysław Strzemiński, figuras clave de la vanguardia centroeuropea. Art et Liberté y Bruce Conner son el objeto de las exposiciones que podrá ver el público a partir de este mes; la primera arranca el 15 de febrero y acaba el 25 de mayo, la segunda inaugura el 22 de febrero y podrá visitarse hasta el 22 de mayo. Art et Liberté supone la primera muestra monográfica que se realiza sobre el grupo homónimo, un conjunto de artistas que tuvo su base en El Cairo durante la Segunda Guerra Mundial. Georges Henein, Ramses Younane, Kamel el-Telmisany y Fouad Kamel fueron los artífices de este colectivo que durante sus diez años de actividad estuvo muy ligado al surrealismo y cuya práctica artística iba en sintonía con el debate artístico internacional. Uno de los temas centrales que cuestionaban los integrantes de Art et Liberté fue la tendencia academicista y nacionalista del arte burgués que predominaba entonces en Egipto. La exposición, comisariada por Sam Bardaouil y Till Fellrath, acoge alrededor de cien obras pictóricas y gran cantidad de material fotográfico y documental, y forma parte de la iniciativa Art reoriented que propone una crítica a las clasificaciones historiográficas convencionales. Este colectivo entró en contacto con lo que acontecía en España en los años treinta, manifestándose sobre todo en contra de la expansión del fascismo y solidarizándose con los artistas españoles ante la situación tras el alzamiento franquista; además, el primer manifiesto del grupo, Vive l’art dégeneré, 1938, fue ilustrado con la imagen del Guernica de Picasso.

Ya a partir del 22 de febrero se podrá disfrutar por primera vez en España del trabajo de Bruce Conner, uno de los artistas norteamericanos más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Una exposición que viene del MoMa (Nueva York) y del San Francisco Museum of Modern Art y que mostrará 250 obras que sirven de compendio de los cincuenta años de su trayectoria artística. Conner comenzó en California abordando cuestiones fundamentales para la sociedad de la posguerra y fue uno de los primeros artistas en utilizar materiales encontrados para llevar a cabo instalaciones, como hizo con sus objetos escultóricos en relieve en Child (1959) y Looking Glass (1964); dos obras que alcanzaron un amplio reconocimiento al inicio de su carrera. El trabajo del norteamericano está caracterizado por alternar medios y adoptar diferentes técnicas hasta crear piezas híbridas que cabalgan entre la pintura y la escultura, el cine y la performance o el dibujo y el grabado. Del mismo modo, Bruce Conner fue uno de los pioneros de la vanguardia cinematográfica: incorporaba al cine metraje de diversa procedencia y añadía secuencias rodadas por él en 16 mm. Además, Cosmic ray (1961) o Breakaway (1966) se consideran como los antecedentes del videoclip, ya que el artista llevó a cabo un método de edición rápida acompañado de bandas sonoras de música pop. Todavía hoy las creaciones cinematográficas de Conner tienen su reflejo en la actualidad, puesto que tratan de problemáticas como la violencia en la cultura norteamericana, el holocausto o la cosificación del cuerpo de la mujer. Y con motivo de la exposición, el mismo día 22 a partir de las 19 horas se celebrará un encuentro entre Rudolf Frieling y Gary Garrels, que analizarán la influencia de Conner en las prácticas artísticas actuales y su repercusión en las obras de los artistas de hoy día.

(Art et Liberté: Ruptura, guerra y surrealismo en Egipto (1938-1948) en el Museo Reina Sofía, Madrid. Desde el 15 de febrero hasta el 25 de mayo de 2017)

(Bruce Conner, es todo cierto en el Museo Reina Sofía, Madrid. Desde el 22 de febrero hasta el 22 de mayo de 2017)