Katya García-Antón

«¡Moloch, cuyo amor es aceite y piedra sin fin! ¡Moloch, cuya alma es electricidad y bancos! ¡Moloch, cuya pobreza es el espectro del genio! ¡Moloch, cuyo nombre es la mente!»
Allen Ginsberg, Aullido, 1955.


Esta revuelta poética de Ginsberg evoca a la generación de intelectuales estadounidenses atrapados por una época de mutación política y social, similar a la de nuestros días. Mucho más tarde inspiró al artista Allen Ruppersberg a lanzar su propio grito al aire, en Los Posters Cantantes (Parte I) (1997), la re-impresión fonética del poema a través de 166 pósteres. Su nueva versión, proyectada, resultó ser una de las piezas más fascinantes mostradas este septiembre en el archipiélago de Lofoten –situado en el circulo ártico de Noruega– y sede del Lofoten International Art Festival (LIAF 2013). Definida por sus tradiciones pesqueras ancestrales y sus parajes míticos, esta región es ahora un paraíso amenazado por la inminente explotación costera de vastas reservas petrolíferas.
La octava edición de este año ha sido comisariada por Eva González-Sancho, Anne Szefer Karlsen y Bassam al Baroni. Su título ¿Pero qué es lo que hace a los hogares de hoy día tan familiares, tan inquietantes? opera como referencia crítica al consumismo optimista del collage de Richard Hamilton ¿Pero qué es lo que hace a los hogares de hoy día tan diferentes, tan atractivos? (1956), entendiendo la turbulencia global actual como una época de crisis y estancamiento.

Ha tenido gran relevancia en esta bienal el proyecto Excavación de la poeta Esther Ramón, que relacionaba los versos de diez poetas españoles con las obras de diez de los artistas participantes, para luego publicarlos en noruego en el Lofotenpost, lanzando así una invitación al público local a realizar sus propias indagaciones poéticas. De este modo, Excavando superficie vinculaba con exquisitez el poema concreto de María Salgado, Invitación a transmitir/cambio, a la obra de Adrià Julià, Notas sobre el desaparecido Oh (una proyección de 16 mm acompañada de fotografías y notas musicales), profundizando en la inquietante investigación del artista sobre la memoria, la violencia y el fracaso.

Entre los 25 artistas presentados faltaría destacar las obras de Sven Augustijnen, Mahmoud Khaled, Karl Larsson, Nana Oforiatta Ayim y Walid Sadek. No obstante, es en los momentos en los que la discursividad de la obra artística se instala con sensibilidad dentro de la complejidad del espacio y del lugar cuando la bienal destella con brillantez. Es el caso de Anne Böttcher cuyo enigmático tapiz y dibujos indagaban en la ocupación nazi de la zona; la reflexión escultórica de Knut Åsdam sobre el sentimiento actual de impasse; la instalación sonora de Pedro Gómez-Egaña en homenaje al poema de Edgar Allen Poe, Descenso al Maelstrom; y la emocionante exploración en vídeo de Lisa Tan sobre el vínculo entre creatividad y crisis a través de la obra de Susan Sontag y Clarise Lispector.

Imagen: Knut Åsdam, DS (Hole, Figure 2), 2013. Chain link wire fence, steel fence structure. Photo Kjell Ove Storvik.