La Fundación Kubo Kutxa expone la primera gran retrospectiva del artista Jesus Mari Lazkano a través de más de cien de sus obras que muestran la trayectoria del artista en sus de tres décadas de trabajo. Mediante las obras de Lazkano podemos observar la evolución pictórica del artista, un continuo viaje de reflexión de la pintura como profesión, la imagen como representación y la naturaleza como entorno y la mezcla entre el paisaje realista, geografías cercanas y otras imaginarias y lejanas. Distintos puntos de vista, ciudades industriales como Viena o Roma o grandes océanos y cordilleras montañosas que establecen una mirada exploradora que aborda la meditación del paisaje y su relación con lo artificial, como lo arquitectónico. La obra del pintor establece un diálogo entre el espacio arquitectónico como un resto sobreviviente, la luminosidad o como simple ornamento y el paisaje, como un espacio simbólico del pasado, como huela geológica o humana, un diálogo que da como resultado la posibilidad de leer el tiempo. Influido por artistas como Piero della Francesca, Rothko o Jorge Oteiza, los paisajistas norteamericanos del siglo XIX e incluso los fondos de la obra de Leonardo Da Vinci o Patinir, las pinturas de Lazkano aborda la idea de industria moderna y la arquitectura intemporal.

(Lazkano Ikusmira, Kubo Kutxa Fundazioa, San Sebastián. Desde el 22 de julio al 16 de octubre del 2016)