Dieciocho artistas rusos nacidos, la mayor parte, en la década de los ochenta se dan cita en la Saatchi Gallery en una muestra titulada Gaiety is the most outstanding feature of the Soviet Union, una frase sacada de un discurso de Stallin del año 35. Una exposición que supone la primera incursión de este centro en el arte contemporáneo ruso, adentrándose además en él de la mano de artistas que vivieron, muy de pequeños, la desintegración de la Unión Soviética y la Perestroika siendo sus trabajos sus diferentes respuestas al cisma que esto supuso y al radical cambio al que su sociedad, y su cotidianeidad, se tuvieron que enfrentar.

La mayor parte de estos artistas no han expuesto nunca antes a nivel internacional por lo que la muestra es refrescante e innovadora en este sentido. Muchos de ellos todavía beben, y renuevan, la tradición artística de su país y derivan de artistas como Malevich o Rodchenko y, otros, prefieren optar por la crítica y el humor negro casi siempre relacionado con la sátira y el cuestionamiento político.
Artistas como J?nis Avoti?š, Irina Korina, Nika Neelova, Gosha Ostretsov, Anna Parkina, Yelena Popova o Sergei Vasiliev exhiben sus muy variadas propuestas en este mítico espacio londinense hasta el 5 de mayor.

Imagen: Liudmila Konstantinova. Icicle, 2012.