La feria ARCOMadrid intentó lograr que el Ministerio de Hacienda condonara la subida del IVA para intentar así fomentar el coleccionismo y beneficiar a un sector ya de por sí maltratado por la crisis. Al no haber accedido el Ministerio a aceptar esta propuesta las galerías españolas se han tenido que enfrentar durante el transcurso de la feria a una injusta situación ya que, al haber galerías extranjeras, se encontraron con que competían con IVAs mucho menores como el 7% para las alemanas o el 5,5% para las francesas. Una desigualdad que no sólo puso en una situación difícil a los galeristas sino también a los coleccionistas españoles ya que, los extracomunitarios, no tenían que pagar impuestos. Un nuevo batacazo a la cultura española.

Imagen: Vista de uno de los stands de ARCOMadrid 2013.