Creo que ya todos conocen la historia del baño y los baúles enigmáticos de Frida y Diego, pero para quien no sepa aún la romántica historia, resulta que muchas imágenes permanecieron ocultas en La Casa Azul desde 1954 (año en que muere la pintora mexicana), por orden de Diego Rivera; fue el pintor quien le pidió a Dolores Olmedo mantener cerrados durante 15 años dichos baños, baúles, bodegas y roperos de la casa. Olmedo cumplió su promesa incluso más tiempo; no fue hasta su muerte, en 2002, con 93 años, cuando se pudieron abrir estos baúles a los que sólo tenía acceso Frida Kahlo.

Se encontraron aproximadamente 22.000 documentos; 3.874 revistas y publicaciones; 2.170 libros; 300 vestidos de Frida; 400 obras de arte; decenas de dibujos; corsés; medicinas; juguetes y otra suerte de objetos históricos coleccionados tanto por Frida como por Diego. También 6. 500 fotografías, de donde surgió esta exposición de Frida Kahlo. Sus fotografía y el libro editado por RM reúnen más de 500 imágenes elegidas por Pablo Ortiz Monasterio.

La colección fotográfica personal de la artista mexicana está conformada por más de 200 imágenes de Man Ray, Martin Munkácsi, Fritz Henle, Edward Weston, Brassaï, Tina Modotti, Pierre Verger, Lola, Manuel Álvarez Bravo y muchos más. La muestra también está comisariada por Pablo Ortiz Monasterio y se divide en seis ejes temáticos: Los Padres: Guillermo y Matilde; La Casa Azul; El Cuerpo Accidentado; Los Amores de Frida; La Fotografía y La Lucha Política. Está es una exposición que ha tenido gran éxito en Estados Unidos y en Europa. (Frida Kahlo. Sus Fotos. El Cubo, CECUT. Tijuana, México. Del 13 de junio hasta septiembre del 2015.)


Imagen: Nickolas Murray. Frida Kahlo en Nueva York, 1946.