Uno de los artistas más consagrados en la escultura argentina, Norberto Gómez, inaugura este 11 de octubre la exposición Norberto Gómez. Esculturas en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires. Acostumbrado a tratar la muerte y el poder en su trabajo, como en las conocidas series Las Parrillas en los años 70 (aludiendo a cuerpos torturados durante la dictadura) o las relativas al poder, esta vez son obras muy tecnológicas y relacionadas con el cuerpo y el estado físico. La exposición es una retrospección poco habitual, pues reúne obras de dos periodos distintos y separados por más de cuatro decadas pero que ponen de manifiesto las similitudes estéticas entre las obras de los años 60 y las de ahora. Por un lado, se pueden ver construcciones geométricas de los años 60 que fueron destruidas casi totalmente pero que han sido recreadas a través de imágenes 3D que posteriormente han sido llevadas a la madera.

Por otro lado, una serie de esculturas nuevas que poco tienen que ver con las realizadas en los 60. Esta vez son obras relacionadas con la pureza y que huyen de cualquier previsión. Con esta exposición el artista invita al espectador a reflexionar acerca de la temporalidad y el devenir a la vez que él mismo se entrega a la simpleza del espacio, al movimiento y a la luz. Sus geometrías muestran en la materia la posibilidad de sugerir un dilema en el propio ser, el cual se encuentra en el mundo en su forma más simple, totalmente desnudo, sin historia. Un total de 35 obras se podrán ver hasta el 31 de diciembre en el museo argentino; además, los miércoles, viernes y domingos el público puede asistir a visitas guiadas por la exposición.

(Norberto Gómez. Esculturas en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires. Del 11 de octubre al 31 de diciembre de 2016)