New Generation (Nouvelle Génération) es el título de la nueva exposición que se inaugura en FRAC Nord-Pas de Calais el 17 de mayo. La comisaria Hilde Teerlinck ha decidido tomar la adolescencia como punto de partida, y no es de extrañar, siendo como es el pistoletazo de salida hacia la edad adulta y el inicio de un camino sin retorno. Una etapa vital que sirve para pensar los procesos de construcción, disolución, conexión y reconexión de las identidades, además de los deseos de emancipación e independencia que acompañan a la configuración personal.
Todos los artistas seleccionados, cuyas obras forman parte de la colección FRAC, tratan de traducir esa situación de metamorfosis y vértigo presentando un trabajo muy vinculado con su propia realidad y generación. Pues si algo está claro, es que la adolescencia nunca es la misma y que cada uno tiene la suya propia. Eso es precisamente lo que persigue la muestra, dar voz y visibilidad a esas subjetividades que, en su conjunto, forman la “new generation” a la que se refiere el título.
La muestra se divide de cuatro partes que abordan temas centrales a la adolescencia. La primera de ella, “Music”, se detiene en la influencia de la música y el poder de los gustos musicales para diferenciar, definir y significar a los teens. El segundo tema tratado es “Rebellion” y analiza los vínculos de la adolescencia con la violencia y la revolución (sexual, ideológica, política etc.). “Fashion” es el título de la tercera parte, que también explora la moda como signo de reconocimiento. Por último, la sección “Passions” se ocupa de la particular concepción que los adolescentes tienen del mundo y la sociedad , además de examinar las relaciones que establecen con su propio cuerpo y mente – que van desde la auto-destrucción y la estigmatización hasta la liberación absoluta.

Imagen: Jenny Gage. Sans titre Nº 10 (detalle), 1996.