José Guadalupe Posada (Aguascalientes, 1852 – Ciudad de México, 1913) es conocido por ser uno de los grandes artistas mexicanos, creador de una estela de imágenes que han quedado para siempre en la memoria visual del país, como sus famosas calaveras. A finales del siglo XIX y principios del XX Posada retrataba la vida cotidiana de México no sólo a través de estas figuras, también a través de ilustraciones de cuentos y juegos infantiles, imágenes religiosas y fiestas populares. Ahora se reúne todo este archivo en la exposición Posada. Fantasías, calaveras y vida cotidiana en el Instituto de México en España. Agustín Sánchez González es el comisario de la exposición, que presenta también el libro fruto de quince años investigando en torno a la vida de este prolífico artista. Posada fue admirado profundamente por otros después de él, como Diego Rivera, que llegó a compararlo con Goya. Once núcleos temáticos en una exposición desde los primeros años del artista a otras obras que sitúan a Posada como un retratista excelente de su tiempo, con caricaturas de políticos como Porfirio Díaz o hechos históricos como la Revolución. No faltan, por supuesto, sus famosas calaveras que más que representar a la muerte se convirtieron en imágenes de vitalidad y diversión, mostrando a una sociedad mexicana no temerosa del final de la vida, una expresión popular de jovialidad. (Posada.
Fantasías, calaveras y vida cotidiana
, Instituto de México en España, Madrid. Del 21 de noviembre de 2014 al 16 de enero de 2015).


Imagen: José Guadalupe Posada. La Calavera Oaxaqueña, ca. 1905.