Ha sido un proyecto de 4 años. La artista Concha García ha trabajado en esta exposición a lo largo de este tiempo, exhibiendo la primera parte en el Patio Herreriano bajo el título La Piel del Mar. Ahora, la segunda parte, Sólo el corazón tiene la sequedad de la piedra, se expone en la Galería Pilar Sierra de Madrid. Una exposición que cobró vida tras la lectura del poema Serán Ceniza de José Ángel Valente:

Hay una luz remota, sin embargo,
y sé que no estoy solo;
aunque después de tanto y tanto no haya
ni un solo pensamiento
capaz contra la muerte,
no estoy solo.

Versos que Concha García materializa en esculturas de cerámica y piedra: materiales duros, resistentes seguros pero al mismo tiempo pueden resultar quebradizos, frágiles, sencillos. Una metáfora de la vida del hombre, de su paso a través del tiempo, de sus debilidades y sus fortalezas. De la vida, al fin y al cabo. Cada piedra refleja las huellas del pasado, una historia visible en el presente al igual que cada individuo lleva tras de sí. En la muestra también se proyecta La travesía del sonámbulo, un audiovidual de 6 capítulos con narraciones breves, en los que los personajes caminan en la naturaleza.

Concha García ha expuesto en el Museo Reina Sofía, Museo Latinoamericano de Arte Contemporáneo de Nueva York o Museo de Arte Contemporáneo de Vitoria Artium; en un sinfín de galerías nacionales e internacionales y ha obtenido diversas becas como en el Colegio de España en París o la beca Marcelino Botín Fundation Santander.

(Concha García, La travesía del Funámbulo. Galería Pilar Sierra, Madrid. Desde el 10 de marzo hasta el 25 de abril de 2016)