La gran triunfadora fue Blancanieves con diez galardones: no fallaron las apuestas. La película de Pablo Berger se llevó no sólo el Goya a la mejor película, también triunfaron sus actrices, su vestuario, su música… Bayona se conformó con el Premio a la dirección y Lo imposible a la producción, montaje y efectos especiales. El artista y la modelo y Grupo 7 se quedaron con ganas de más, a pesar de las numerosas nominaciones. La gran gala del cine español se dejó mucho cine por ver y por promover –sólo un guiño al reparto de la próxima de Almodóvar. Tuvo sus desaciertos: se medio-olvidaron de El cuerpo, y se olvidaron de Red Lights; Intocable es una película excelente pero, ¿mejor qué En la casao Shame?. Para gustos los colores y de ahí que se echase de menos más variedad.

Las más de tres horas de gala dieron mucho juego, dejando aún lado los números de amenización y los monólogos de Eva Hache. Fue una gala que tuvo como invitado de honor al ministro Wert: el más nombrado, y como telón de fondo el asunto de los sobres: los sobres azules de los galardonados y sino que se lo cuenten a los de mejor canción.

Imagen: Fotografía de los premiados.