El director del Museo de Arte Contemporáneo de Casoria, en Nápoles, ha incendiado en el exterior del centro una obra del artista francés Séverine Bourguignon. Un acto con el que llevaba meses amenazando y que finalmente ha llevado a cabo para protestar por los recortes y las deficiencias presupuestarias que están poniendo en peligro el buen funcionamiento del centro. Antonio Manfredi ha insistido en que seguirá emulando a Nerón, quemando obras, si no se hace nada que palíe la corrupción, la escasez y la mala organización.
Pero no sólo están causando estragos los recortes en el sur de Italia, en Roma, el Gobierno italiano está intentando destituir a la actual junta directiva del MAXXI para poner en su lugar un equipo de gestores elegidos a dedo. Los motivos a los que alude el gobierno para llevar a cabo esta destitución son el déficit del centro y la incapacidad de la junta para ajustarse al presupuesto asignado para 2012.