La artista Lara Almarcegui ha presentado junto al comisario Octavio Zaya su propuesta para el Pabellón Español en la 55 Bienal de Venecia. La artista, con un presupuesto de cerca de 400.000 euros, realizará dos trabajos que siguen y se encuadran en su línea habitual de trabajo.

Por un lado, llevará a cabo una instalación escultórica en el interior del espacio del pabellón español, realizado en 1922 por Javier de Luque. Una intervención formada por montañas de materiales de construcción hechos grava que coinciden, en cantidades y materias, con aquellos de los que consta el pabellón. Una deconstrucción de este espacio a través de sus elementos conformantes que, por su disposición y tamaño, retará al espectador en su recorrido ya que se verá obligado a circular y amoldar su percepción ante los espacios libres que queden entre las montañas de materiales. Por otro lado, Almarcegui ha realizado un proyecto en torno a la Sacca San Mattia, una isla que se ha formado a base de escombros de cristales derivados de la industria de Murano. La Guía de la Sacca San Mattia es el resultado de una investigación acerca de la historia y del presente geológico y medioambiental del lugar, fruto de las conversaciones con urbanistas y arquitectos venecianos.

Dos propuestas que de nuevo destacan el trabajo metódico y riguroso de la artista en un intento por acercarse al espacio que nos rodea de otro modo, cuestionándolo, sometiéndolo, reduciéndolo o regenerándolo pero, siempre, interviniéndolo de modo que lo invisible, lo escondido o lo pasado salga de nuevo a la luz con nuevas y diversas connotaciones.

El proyecto de Almarcegui se podrá visitar en la Bienal a partir del 1 de junio, por lo que habrá que esperar hasta entonces para ver los resultados finales y los comentarios que suscitan su propuesta.

Imagen: Lara Almarcegui. Vista de su intervención para el Pabellón español en Venecia, 2013. Foto: Ugo Carmeni.