El MoMA de Nueva York presenta su primera exposición dedicada exclusivamente al trabajo de Yoko Ono, tomando como punto de partida el debut no oficial de la artista a finales de 1971. Fue entonces cuando Ono se anunció a sí misma en la “exposición individual de una mujer artista”, llamada Museum of Modern (F)art. A modo de reconciliación actual, el MoMA celebra ahora, más de 40 años después, una retrospectiva que incluye unos 125 trabajos de sus inicios, obras en papel, instalaciones, performances, grabaciones de audio, películas y otros materiales. Yoko Ono: One Woman Show, 1960-1971 recorre una década casi inédita, cuando la artista era aún desconocida, y destacando esos inicios que desembocarían en la apócrifa exposición. Yoko Ono es una de las artistas más reconocidas en el presente como mujer integrante del grupo Fluxus, al que siempre se adscribió. En los comienzos de los 60 se convirtió en una figura destacada de la vanguardia neoyorquina y mantuvo una estrecha relación con otros artistas, como el músico John Cage (gran admirador suyo antes del su homónimo Lennon), y con el cineasta Jonas Mekas. Su producción musical y cinematográfica se muestra ampliamente también en esta retrospectiva en el museo de arte más importante, que reivindica así la figura de una artista, pionera y feminista. (. Yoko Ono: One Woman Show, 1960-1971, MoMA, Nueva York. Del 17 de mayo al 7 de septiembre de 2015).


Imagen: Yoko Ono. Cut Piece, 1964.