Existen al menos dos disciplinas artísticas en las que la presencia es condición indispensable para que exista la obra: la performance y la instalación. Sin la presencia de un público que contemple la instalación o de un artista que ejecute una acción difícilmente se pueden producir este tipo de obras no, al menos, sin una presencia activa e interactiva con la que autor y receptor formulan, crean y completan un discurso. Precisamente sobre este tipo de “presencia activa” versa la última exposición del MARCO para la que creadores como Maja Bajeviæ, John Bock, Gary Hill, Thom Kubli, Mads Lynnerup, Alastair MacLennan, Sergio Prego, La Ribot, Carlos Rodríguez-Méndez o SUE-C + AGF han desarrollado proyectos site-specific -en su mayoría inéditos- que reflexionan sobre el intercambio de energías y mensajes, sobre la relación entre el público y las obras y otros muchos aspectos que se suelen asociar con estos géneros. La muestra, es una coproducción del MARCO de Vigo y la LABoral de Gijón y permanecerá en el primer centro hasta el 2 de septiembre.