La Tate Modern de Londres es más que una de las instituciones de referencia de arte contemporáneo. El edificio, abierto en 2000, es un símbolo arquitectónico diseñado por los suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron, premios Pritzker 2001. Ambos arquitectos convirtieron la antigua central eléctrica de Bankside en uno de los mejores museos del mundo.

Los mismos arquitectos son también los diseñadores de la llamada Tate2, un nuevo espacio que ha contado con un presupuesto de 350 millones de euros y que abergará las obras de más de 250 artistas internacionales. El comisario, Nicholas Serota y la recién nombrada nueva directora de la Tate, Francis Morris, colocaron de forma simbólica, los últimos ladrillos del nuevo espacio, cuya apertura al público está prevista para el 17 de junio de 2016.