Tras una extensa reforma La Monnaie de París (Antigua Casa de la Moneda) reabre sus puertas el 25 de octubre con una exposición del siempre controvertido Paul McCarthy. Apenas a unos días de poder visitar la muestra la polémica ya está servida tras la retirada de la obra de gran tamaño “Tree” situada en la Plaza Vendôme, por las quejas de algunos políticos y viandantes. Más allá de la noticia que ha recorrido la prensa, lo cierto es que la exposición de McCarthy comienza una nueva fase en el espacio, con especial interés en el arte contemporáneo bajo el comisariado de Chiara Parisi, directora de Programas Culturales de La Monnaie. Siguiendo la estela de la exposición que hizo en Nueva York hace siete años, Chocolate Factory evoluciona del cubo blanco en el contexto barroco de la sala Guillaume Dupré. Grandes esculturas hinchables de esculturas modernistas y árboles de Navidad con la ambigüedad de juguetes sexuales. Piezas realizadas con materiales industriales que recuerdan en el resultado formal a obras publicitarias y de consumo masivo, mezclándose con otros como adobe, manifestando el gusto de McCarthy por combinar alta y baja cultura. Una fábrica de chocolate montada en el interior del edificio que produce de forma masiva pequeñas figuras de chocolate con la forma de Santa Claus, cuestionando la serialidad de la creación intensiva, en un espacio tan propio como la fábrica de monedas. Estas figuritas, que se venden en las tiendas de La Monnaie, son parte de las obras de McCarthy, junto a vídeo e instalaciones que juegan con la idea de sueño, imaginación y realidad. Un mundo ficticio creado por el artista donde una estética casi kitsch nos devuelve una mirada crítica con la producción actual sin control. Paul McCarthy. Chocolate Factory, La Monnaie, París. Del 25 de octubre de 2014 al 4 de enero de 2015).


Imagen: Paul McCarthy. Vintage, 2014.