Su pasión por la fotografía la acompañó siempre, hasta el final, haciendo de su profesión su vida entera; tenía aún nueve años cuando Mary Ellen Mark (Pensilvania, 1940 – New York, 2015) cogió la cámara por primera vez y este acto la marcaría decisivamente, siendo fotógrafa de acción y profesión. Su reciente fallecimiento deja un hueco importante entre las más destacadas fotoperiodistas, siendo su obra premiada y reconocida internacionalmente. Afín a lo analógico más que a lo digital, Mark ponía su mirada humanista sobre la realidad social de cada momento transmitiendo mucho más que algo objetivo, apuntando a emociones que conectaban con temas como la pobreza, la prostitución, las drogas o la liberación de la mujer. Ward 81 es uno de sus trabajos más reconocidos, realizado en 1975 por encargo para el making of de la película Alguien voló sobre el nido del cuco; Mark retrata a distintas mujeres ingresadas en la Sala 81 del Oregon State Hospital, una institución mental. Esta sala, en concreto, alberga a mujeres consideradas peligrosas para la sociedad y para sí mismas, y Mark, tras recibir el permiso para entrevistarlas y fotografiarlas, realiza uno de sus reportajes más notorios durante 36 días.

Streetwise es otro de sus proyectos más reconocidos, realizado en 1983 por encargo de la revista LIFE y que retrata a menores violentos, huérfanos o abandonados en las calles de Seattle; la dureza del tema convive en las fotografías con la intimidad de una de sus protagonistas, Erin Blackwell, con la que Mark traba amistad y se acerca al tema mucho más personalmente, con implicación. Seattle marcará su carrera e incluso Mark y su marido, Martin Bell, realizarán una película sobre la cuestión.

Su prolífico trabajo se ha publicado en revistas como Vanity Fair, The New York Times, LIFE, o The New Yorker, entre otras. En 1977 entra a formar parte de la agencia Magnum (exigua en su representación femenina) pero la abandona en 1981 para crear su propio estudio. Becada por la Hasselblad Foundation y premiada con el Infinity Award (1997), el World Press Photo (2003) o el Lifetime Achievement in Photography Award de la George Eastman House (2014), hoy decimos adiós a Mary Ellen Mark, cuya mirada humanista y emotiva sobre realidades diversas queda como legado visual intemporal.


Imagen: Mary Ellen Mark con su perro Cooper en Nueva York.