Sobre cómo el conocimiento y el reconocimiento internacional del arte español ha seguido un proceso extraño y anacrónico. Francisco Calvo Serraller (catedrático de Historia del Arte en la Universidad Complutense de Madrid. Miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando desde 1999, ha sido comisario de numerosas exposiciones y director del Museo del Prado. Ha publicado destacados ensayos, entre otros La teoría de la pintura del siglo de oro (1991), Paisajes de luz y muerte: la pintura española del 98 (1998) o escritos con Juan Pablo Fusi, Por la independencia (2008)) traza las líneas reales de una historia del arte que se ha dado a conocer justamente al revés: primero el casi contemporáneo Francisco de Goya, muerto en 1828, hasta el Greco, cuya reivindicación data de fines del siglo XIX y principios del XX. Un texto analítico e historicista, que ilustra detalladamente ese período que ha servido para que el arte español haya llegado a ser un elemento de referencia, pero sobre todo hay que destacar el interés de las formas de penetración de ese interés, de cómo si se tratase de un hilo del que se va tirando, cada artista, cada momento, va estrechamente ligado al anterior. Nuevamente una historia que refuerza la idea de que España es, sobre todo, una tierra de pintores. Editado por Galaxia Gutemberg.