Pinturas habitadas. El cuerpo de la mujer como obra artística en sí misma que combina pintura y fotografía; una fotografía en blanco y negro que contrasta con pinceladas gruesas de un azul eléctrico que alude a virginidad. Helena Almeida comenzó su actividad a finales de 1960 y, de manera progresiva, fue incorporando su propio cuerpo en el trabajo que producía, hasta que realizó las mencionadas Pinturas habitadas en 1975 que es, probablemente, uno de los trabajos más destacados de la artista portuguesa. Precisamente, Corpus es el nombre que recibe la exposición sobre Almeida en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) hasta el 18 de junio y que está comisariada por João Ribas y Marta Almeida. De este modo, el IVAM colabora con el Museo de Arte Contemporáneo Serralves, el Museo Jeu de Paume y el Museo Wiels para dar a conocer la obra de quien, actualmente, está considerada como una de las grandes artistas contemporáneas portuguesas. Una muestra con carácter retrospectivo que, a través de 52 trabajos, examina la producción de la artista atendiendo a todas sus facetas y fases por las que ha pasado su carrera a lo largo de cinco décadas de actividad: desde la fotografía, hasta la pintura, los vídeos, los dibujos o la performance. Además, Corpus hará hincapié en lo importante del cuerpo en la obra de Almeida y en su afán por romper y superar los límites pictóricos cuestionando las formas de expresión tradicionales.

A partir de los años 70, Almeida comienza a ser sujeto activo de su obra, su cuerpo es a la vez forma escultórica, espacio, objeto y sujeto, significante y significado, esta condición le llevó a ser de las primeras mujeres que experimentaron con la fotografía en una época en la que todavía no era considerada como una práctica artística. Helena Almeida ha innovado constantemente durante sus años de producción, así pues a inicios de la década de 1980 su obra adquiere un carácter cinematográfico presente en la serie Ouve-me, en la que se mostraban imágenes de la mujer que habían estado ocultas a la mirada occidental. Posteriormente, Almeida fue un paso más allá e introdujo un cambio en el formato con el que trabajaba para adaptarlo a una escala de la figura humana y cuya serie más destacada (Dentro de mim) se puede ver por primera vez en el IVAM. Además, también se muestran obras de Seduzir, serie en la que se muestra el cuerpo de una mujer madura. Para conocer el proceso que sigue la artista a la hora de realizar sus trabajos se exponen también una vitrinas que plasman las ideas que desarrolla posteriormente en el estudio.

(Corpus, Helena Almeida en el IVAM, Valencia. Desde el 16 de febrero hasta el 18 de junio de 2017)