La ilustración se ha ido haciendo un hueco en los centros de arte más importantes. Es fácil que nos vengan a la cabeza nombres de ilustradores a la cabeza y uno de ellos puede ser el del norteamericano Mark Ryden, que ahora expone su obra en el CAC de Málaga. Entre la realidad y el surrealismo, la obra de Ryden evoca en ocasiones a los antiguos maestros, una dosis de misterio, imaginación y simbología encerrada en sus cuadros. Los protagonistas de su obra suelen ser rostros infantiles de grandes ojos y miradas tristes, que transmiten el paso de la niñez a la madurez. Mundos fantásticos sobre los que se cierne un velo que nos habla de la vida y de la muerte. Un suerte de enigmas inspirados por artistas como Magritte, el sufrimiento de Frida Kahlo o la obra de Ingres y otros maestros franceses.

Cámara de las maravillas, titulo de la exposición, recoge 55 obras de Ryden entre cuadros y esculturas que nos acerca al que muchos han denominado como el padre del Surrealismo Pop, en donde se unen lo críptico y lo bello aderezado con una dosis de melancolía que otorga a su obra un aspecto perturbador. Una posible definición para resumir su compleja obra podría ser la mezcla entre binomios, como los elementos psicológicos y el mundo de los clichés culturales.

(Mark Ryden en el CAC de Málaga. Desde el 16 de diciembre hasta el 5 de marzo de 2017)