El siglo XIX no fue solamente un tiempo de transición hacia las vanguardias europeas, sino que fue un momento en el que diferentes vías estéticas y narrativas trazaron caminos alejados del mainstream artístico. En los Estados Unidos es el momento en el que muchos artistas, en busca de los grandiosos paisajes que ofrecían los territorios aún por conquistar y la ilusión de un mundo salvaje y exótico, se adentraron junto a colonos y ejército en las zonas todavía desconocidas de América. La vida salvaje de los indios, de tribus y razas que iban desapareciendo delante de sus asombrados ojos, junto con paisajes increíbles, el exotismo y la belleza fueron apresadas ya para siempre en pinturas, dibujos y fotografías, en un estilo artístico que todavía hoy sigue siendo un éxito garantizado en Estados Unidos. Entre el exotismo y el kitsch, la belleza de las grandes praderas, el culto al caballo y a la naturaleza, podemos ver algunas de las más bellas pinturas paisajistas, y comprender que no todo el arte norteamericano consiste en Pollock o el Expresionismo, sino que hay mucho más alimentando una tradición plástica con una narrativa de novela americana, absolutamente desconocida en España. Es, de alguna manera, su equivalente a nuestra pintura regionalista, a nuestros Sorolla y Sotomayor.
El Barón Thyssen fue un apasionado de la idea y del mito del “salvaje oeste”, de su narrativa, filmografía y de este tipo de pinturas, conformando la única colección que existe en España con obras de esta época y de esta escuela norteamericana. Obras de Edward S. Curtis, Henry Lewis, Karl Bodner, Carleton E. Watkins, George Catlin, o Albert Bierstadt se muestran por primera vez en España (muchas de ellas pertenecen a la colección permanente del museo en Madrid) en una muestra que revive el mito de los salvajes indios que vivían en las verdes praderas en comunión con la naturaleza, el final de un estilo de vida que desaparece como consecuencia del proceso de colonización de nuevas tierras por el hombre blanco. Como en una película del oeste americano, de las que tanto gustaban al Barón. La exposición está comisariada por el artista Miguel Ángel Blanco.

(La ilusión del salvaje Oeste, Museo Thyssen –Bornemisza, Madrid. Desde el 3 de noviembre de 2015 hasta el 7 de febrero de 2016).

 

Carleton E. Watkins. View on the Columbia, Cascades, 1867.