Todo parece indicar que estamos llegando a los límites de aguante de muchas empresas culturales. Si aproximadamente un 20% de revistas culturales han cerrado sus puertas y/o se han transformado en digitales desde que empezaron los recortes estructurales en cultura, llega la hora de las galerías de arte. Los museos ya han sido prácticamente desmantelados en gran parte, y hasta el Museo Picasso de Málaga, uno de los que contaba con unos presupuestos más alegres ha sido puesto en su lugar, rebajándose el sueldo hasta el director, José Lebrero Stäls (que ha sido confirmado en su puesto hasta 2015). Con esto venimos a informar que la galería posiblemente más fuerte económicamente de Galicia, SCQ con sede en Santiago de Compostela, anuncia un cierre que si no sucede algo inesperado, se confirmará con el fin del año. SCQ, que hasta hace unos años mantenía abiertos dos locales, uno en Vigo y otro en Santiago, y que ahora sólo maneja uno muy elegante y espacioso en Santiago, se ha definido por su apuesta a artistas de media carrera, muy reconocidos nacional e internacionalmente, con exposiciones de producción propia y alternando españoles y extranjeros. En sus quince años de existencia han pasado por sus salas los nombres más importantes de la pintura y la escultura española, portuguesa y brasileña, algo que se destacaba en sus espléndidos stands en ARCO y en otras ferias. La crisis económica, la falta de incentivos y sobre todo el miedo que como una pandemia se ha instalado en el mundo de la cultura ha colapsado los bolsillos de coleccionistas y compradores que realmente aguardan a que la tormenta pase… sólo que el paisaje después de la tormenta puede ser aterrador.

Imagen: Vista exterior de la galería SCQ.