Se inauguró en México el pasado 2 de junio una de las exposiciones más esperadas del año, hablamos de Andy Warhol. Estrella Oscura la cual llegó al Museo Jumex, ubicado en la Ciudad de México. La fastuosa muestra abarca todas las salas del museo, es decir 3 pisos, donde fueron colocadas más de 100 piezas, las cuales son excesivamente resguardadas por el amable personal del museo y no pocos policías. Las obras provienen de distintas fundaciones, museos y colecciones privadas, como Andy Warhol Museum de Pittsburgh, Albright-Knox Art Gallery, The Art Institute of Chicago, The Broad Art Foundation, Cy Twombly Foundation, Des Moines Art Center, The Eli and Edythe L. Broad Collection, Herbert F. Johnson Museum of Art, Hirshhorn Museum and Sculpture Garden, Los Angeles County Museum of Art, Moderna Museet, Museum of Contemporary Art of San Diego, San Francisco Museum of Modern Art, The Solomon R. Guggenheim Museum, Stedelijk Museum, Walker Art Center y Whitney Museum of American Art, entre otros.

El fin de la muestra es dar a conocer los primeros trabajos de Andy Warhol, su evolución artística, sus distintas facetas y sobre todo la profunda visión de su obra. De dibujante a publicista; de artista visual a cineasta; de figura pública a empresario y de empresario a estrella (siempre oscura) pop. El visitante encontrará bocetos y algunos de sus primeros dibujos, también las primeras y hermosas ilustraciones de zapatos, con las que comenzaría a hacer algo de dinero y sobre todo a abrirse camino en el tortuoso mundo del arte de aquel Nueva York de mediados de siglo. También algunas de sus serigrafías más emblemáticas como lo son Large Campbell’s Soup Can, 100 cans, Elvis, Marilyn, Jackie, Mao, entre muchas otras, las cuales concebiría ya con cierto renombre pero con la nula aceptación de la crítica especializada de ese entonces.

A mitad de la exposición el público se encontrará con las monumentales instalaciones hechas con cajas de diversos productos, como Brillo, Corn Flakes. Kellogg’s y Heinz. Las legendarias cajas tan controversiales en su momento, el día de hoy siguen fulgurando la brillantez de su creador. También hay un cuarto dedicado a sólo algunas de las 600 películas que Warhol y todo su equipo produjeron principalmente en The Factory, a la cual se le dedica justo la última sala, donde se intentó emular con un piso industrial y el papel de aluminio que caracterizó al local original, al primero de todos. En las paredes yacen fotografías que nos dan una superficial idea de lo que era esa extravagante fábrica de experimentos visuales, narcóticos y sexuales. Siguiendo la tendencia mundial de la apología a la selfie, la cual parece que ya no puede faltar en las exposiciones más espectaculares, hay un cuarto en donde se recreó la exhibición Silver Clouds que Warhol realizó en la galería del mítico Leo Castelli en 1966 y es sólo en esta sala en donde se permite al público tomar fotografías

(Andy Warhol. Estrella oscura en Museo Jumex, Ciudad de México. Desde el 2 de junio hasta el 17 de septiembre de 2017)