El próximo 15 de junio expira el protocolo firmado entre la coleccionista Pilar Citoler y la Universidad de Córdoba (UCO) que era hasta ahora la principal valedora de instalar Circa XX, nombre de la colección, en la ciudad andaluza. La candidatura de capital cultural de Córdoba para 2016 fue uno de los puntos fuertes para pensar en esta ciudad como ubicación, pasados cinco años de negociaciones, no parece que haya todavía un espacio destinado a estas piezas entre las que se incluyen obras de un gran valor económico. El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, ha indicado que la ciudad sigue interesada en la colección y que se hará todo lo posible porque finalmente se encuentre un espacio para la misma. Por su parte, Pilar Citoler mantiene su planteamiento económico de que las instituciones abone el 2% del valor de la colección de manera anual, un total de 200.000 euros durante 20 años, un importe que es negociable. Ahora sólo queda esperar la decisión última de ambas partes.