Variation. Lo obsesivo como forma de paisaje es el título de la exposición que ha comisariado Tania Pardo con una selección de los fondos de la colección de la Fundación ARCO en el Centro de Arte de Alcobendas. Esta colección, que está depositada en el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC) en Santiago de Compostela, ha ido formándose mediante las adquisiciones que una serie de asesores ha ido realizando cada año en la feria, desde María de Corral y Dan Cameron a Chus Martínez o María Inés Rodríguez, como una forma no sólo de crear un patrimonio propio y conservar una memoria de cada una de sus ediciones, sino también de apoyar a las galerías que participan en ARCO. La muestra que puede verse hasta el 16 de abril toma como punto de partida la obra del mismo título de la alemana Hanne Darboven, que tendrá exposición próximamente en el Museo Reina Sofía, y uno de los dibujos basados en los números primos de Esther Ferrer. A partir de aquí se va tejiendo un relato que habla de obsesiones y repeticiones y del propio hecho de coleccionar, esa particular forma de acumular objetos idénticos y a la vez únicos, a través de la obra de veintiocho artistas entre los que se encuentran nombres tan conocidos como Ignasi Aballí, Lara Almarcegui, Francis Alÿs, Carl Andre, Christian Boltanski, Donald Judd, Teresa Margolles, Allan McCollum, Gabriel Orozco y Allen Ruppersberg. Una forma de reflexionar sobre cómo esta colección, en principio heterogénea, puede organizarse en base a las obsesiones de otros: una exposición que recoge pequeñas colecciones dentro de una gran colección.
Imagen: Esther Ferrer. Serie: números primos, 1995-2000.

Variation. Lo obsesivo como forma de paisaje es el título de la exposición que ha comisariado Tania Pardo con una selección de los fondos de la colección de la Fundación ARCO en el Centro de Arte de Alcobendas. Esta colección, que está depositada en el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC) en Santiago de Compostela, ha ido formándose mediante las adquisiciones que una serie de asesores ha ido realizando cada año en la feria, desde María de Corral y Dan Cameron a Chus Martínez o María Inés Rodríguez, como una forma no sólo de crear un patrimonio propio y conservar una memoria de cada una de sus ediciones, sino también de apoyar a las galerías que participan en ARCO. La muestra que puede verse hasta el 16 de abril toma como punto de partida la obra del mismo título de la alemana Hanne Darboven, que tendrá exposición próximamente en el Museo Reina Sofía, y uno de los dibujos basados en los números primos de Esther Ferrer. A partir de aquí se va tejiendo un relato que habla de obsesiones y repeticiones y del propio hecho de coleccionar, esa particular forma de acumular objetos idénticos y a la vez únicos, a través de la obra de veintiocho artistas entre los que se encuentran nombres tan conocidos como Ignasi Aballí, Lara Almarcegui, Francis Alÿs, Carl Andre, Christian Boltanski, Donald Judd, Teresa Margolles, Allan McCollum, Gabriel Orozco y Allen Ruppersberg. Una forma de reflexionar sobre cómo esta colección, en principio heterogénea, puede organizarse en base a las obsesiones de otros: una exposición que recoge pequeñas colecciones dentro de una gran colección.
Imagen: Esther Ferrer. Serie: números primos, 1995-2000.