Tras la clausura de la trigésima edición de la Bienal de São Paulo, comisariada bajo el título La inminencia de las poéticas por Luis Pérez-Oramas y el quipo formado por André Severo, Tobi Maier e Isabela Villanueva; la organización ha publicado los resultados de este evento que durante meses ha tomado las calles de São Paulo y al que se considera uno de los acontecimientos más importantes para el arte contemporáneo en América latina. Respecto al número de visitantes las cifras han descendido de los 535.000 visitantes de 2010 a los 520.000 de 2012, aunque se ha querido destacar que ha aumentado en un 24% el número de visitantes espontáneos lo que se considera un éxito, ya que eso implica que ha habido mejor acogida entre la población y que las políticas de promoción y didáctica que se han realizado han funcionado. De este modo las más de tres mil obras reunidas, de cien artistas de todo el mundo; y las actividades y seminarios planteados han tenido un mayor calado por lo que las perspectivas de futuro de la Bienal son buenas y la ilusión con la que se realiza el proyecto se mantiene para la próxima edición para la que, eso sí, aún tendremos que esperar dos años.