Una de las vasijas de la instalación Ghost gu coming down the mountain del artista chino Ai Weiwei en el CAAC de Sevilla, se rompió durante el fin de semana tras sufrir un mareo y tropezar uno de los visitantes al centro. El coste de la pieza lo asumirá el seguro de la muestra y el museo ya ha emitido los informes técnicos y científicos pertinentes. La visitante que sufrió el percance se encuentra bien y, aunque la sala permanece cerrada hasta que todo se solucione, el resto de la exposición -un gran éxito de público- sigue abierta con normalidad.