La Fundación Antoni Tàpies inaugura el 11 de junio su nueva exposición Kerry Marshall. Pintura y otras cosas. La muestra se divide en dos sedes, y de manera simultánea el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía reunirá la mayor parte de las obras pictóricas del artista. Lo que no es pintura, es decir, las “otras cosas” a las que alude el título es lo que podrá verse en las salas de la Fundación.
Los cuadros figurativos de Kerry James Marshall (Alabama, 1955) tratan temas relacionados con las construcciones de la identidad de género y de raza, y la historia de la cultura afroamericana. Al re-contextualizar estas cuestiones, Marshall reflexiona sobre la “negritud” (blackness), un concepto a partir del cual analiza lo que supone la experiencia afroamericana en el presente, y que le lleva a denunciar la ausencia de cultura negra en los museos. Como respuesta a ese vacío, la obra de Marshall se compromete con la producción de imágenes negras que interrogan sobre los mecanismos de legitimación y los procesos de marginalización tanto en el arte como en la sociedad. De esta forma crea imágenes que generan un espacio para el debate, el cuestionamiento y el conflicto, al mismo tiempo que rescata y visibiliza otras muchas que permanecían ocultas. Así, a lo largo de los años, Marshall ha ido configurando una colección personal -con recortes de imágenes, cómics, y referencias cinematográficas -que funciona como un contraarchivo enfrentado a la cultural visual dominante. Su producción va más allá de la pintura, y otros medios como el dibujo, la fotografía, el vídeo y la instalación. Todas las armas son válidas para esa lucha racial que el propio Marshall explica como ineludible puesto que, según cuenta, “uno no puede nacer en Birmingham, Alabama, en 1955, y criarse en el Sur de Los Ángeles, cerca de la sede del Partido de las Panteras Negras, y no asumir cierto tipo de responsabilidad social”.

Imagen: Kerry James Marshall, Nude (Spotlight), 2009.